Si nos gusta cuidarnos, es importante tener en cuenta que hacer una limpieza facial profunda es muy recomendable. Existen dos tipos de limpiezas. La primera es la que nos podemos realizar nosotras mismas de forma casera. La segunda, la que nos hacemos en un centro profesional.

Esta última es más recomendable, pues nos aseguramos de ponernos en manos expertas, que nuestra piel luzca mucho mejor y más saludable, además de conseguir un rostro perfecto.

En qué consiste una limpieza facial profunda

Cuando decidimos hacernos este tipo de limpieza en un centro de estética profesional, los expertos se encargarán de eliminar los puntos negros, el sebo que obstruye la piel cuando no la limpiamos y también deshacerse de las pieles muertas.

Una vez realizado todo este proceso, el resultado será que nuestra piel volverá a transpirar de forma adecuada, absorbiendo mejor cualquier otro tratamiento o crema que apliquemos sobre ella y mejorando la hidratación de la misma,

La piel del rostro es una de las más delicadas y la que más sufre los efectos de la contaminación o suciedad en el ambiente, pues es la más expuesta. Por ello, limpiarla de forma regular es necesario para que vuelva a lucir radiante.

Cada cuánto tiempo es necesario hacer una limpieza

Seguro que tú también te preguntas cada cuánto tiempo es recomendable ponerse en manos de un profesional y realizar una limpieza profunda en nuestro rostro. Lo cierto es que lo ideal es hacerse una al mes. Como mucho, podemos optar por hacerla cada dos meses.

Sin embargo, hay que tener en cuenta varios factores como tu estilo de vida, hábitos, tipo de piel, si tienes tendencia acneica, etc. De hecho, si el acné es el peor enemigo de tu piel, es recomendable que te hagas una limpieza incluso dos veces al mes para tenerlo controlado.

También debes pensar que, si trabajas en un sitio donde hay mucha suciedad, grasa o contaminación, tu piel sufrirá más. Por ello, acudir a un especialista una vez al mes para mimar nuestro cutis es más que aconsejable.

Cuándo hacerse la limpieza, cuidados diarios

Siempre que vayamos a hacernos de forma posterior cualquier tipo de tratamiento facial, debemos hacernos previamente la pertinente limpieza.

El proceso sería el siguiente: limpieza facial, para limpiar los poros; masaje facial, con cremas hidratantes; y, por último, nutrir de forma adecuada la piel y aplicar una mascarilla adecuada para cada tipo de piel. También es importante incluir comidas sanas a tu dieta.

Por qué elegir un centro de estética profesional

Aunque hacernos una limpieza en casa puede ser una buena forma de desconectar y pasar una buena tarde, siempre es mejor hacerla en un centro profesional.

Realizado por un especialista, el tratamiento será más intenso y mucho más profundo que el que puedas hacerte tú misma. Además, los productos empleados serán específicos para ti y contarán con muchas más propiedades para devolverle el brillo a tu cutis.

Por último, el trabajo realizado por manos profesionales será más duradero, por lo que, a la larga, terminará saliendo mucho más económico.

 

En definitiva, dependiendo de tu piel puede variar la frecuencia con la que hacer una limpieza facial. Sin embargo, lo recomendable es mínimo una vez al mes. Además, es mejor elegir un centro profesional para conseguir mejores resultados.

CONTACTO

Plaza Pepe Ubis, 8
01003  Vitoria-Gasteiz
Álava

635 734 525

info@felixruizdemendoza.com

SÍGUENOS